La historia de Europa está llena de convulsiones, destrucciones y comienzos. En el proceso, las vidas y orientaciones de los ciudadanos se mezclan. Actualmente también estamos viviendo un mundo cambiante: Coronavirus, preocupaciones por el dinero, crecientes divisiones sociales y políticas, cambio climático, los retos de la digitalización y mucho más. En tiempos de crisis, la historia puede servir de inspiración: ¿Qué decisiones tomaron las personas en el pasado? ¿Qué novedades han surgido de las convulsiones? ¿Qué influencia tienen los acontecimientos hasta hoy? La referencia al pasado también promete tranquilidad en el presente. Más aún: cómo se habla hoy de los acontecimientos históricos, qué perspectiva se elige, qué interpretación se prefiere, «habla» del aquí y del ahora – y del futuro que se desea. En el discurso democrático sobre la historia se «negocian» actitudes, valores e interpretaciones del presente. En un caso favorable, la pertenencia también se vive y experimenta en dicho proceso.

En cualquier caso, la referencia a la historia de un país o región influye en la imagen que uno tiene de sí mismo como ciudadano y en su posición en la sociedad, ya sea de forma consciente o inconsciente. El análisis crítico y diferenciador del pasado no es, pues, un tema de lujo, sino necesario para el desarrollo democrático de las sociedades. Permite comprender al otro y al propio, aceptar las rupturas, las contradicciones y las ambivalencias, hacer frente a la diversidad y a la complejidad incluso en tiempos de incertidumbre. En el propio país, en Europa, en el mundo.

Este es el tema de la cooperación entre organizaciones de Alemania, Finlandia, Grecia, Serbia, Polonia y España. Juntos, están desarrollando una plataforma de aprendizaje multilingüe sobre situaciones de transformaciones en la historia de los respectivos países, y cómo se discuten en la actualidad. Las contribuciones se dirigen a los ciudadanos interesados y a los educadores de adultos.

El abanico de temas no podría ser más variado: la Guerra de los Treinta Años como acontecimiento central europeo, el proceso de unificación germano-alemán, las mujeres durante la transformación en Polonia en los años 90, la transición de los años 80 en España, las guerras en Yugoslavia como ejemplo de transformación violenta, la guerra greco-turca tras la Primera Guerra Mundial y la «limpieza étnica», las experiencias de los refugiados finlandeses de Karel tras la Segunda Guerra Mundial, y muchos más.

¿Por qué un proyecto europeo sobre «memorias en movimiento»? Especialmente en tiempos de agitación, transformación y crisis, es importante preservar la democracia y la paz en el continente. El encanto de la cooperación europea puede mantener su atractivo incluso en condiciones difíciles. Frente a las interpretaciones cada vez más nacionalistas del pasado, el horizonte más amplio de la observación puede ayudar a hacer visibles las dimensiones europeas de la propia historia «nacional», a conocer la cultura del recuerdo en otras sociedades y a desarrollar ideas para el futuro en una «casa europea» en la que sus habitantes vivan bien y con placer.

Foto: Fraternización: durante el armisticio en el Frente Oriental en 1918. Soldados alemanes y rusos celebran el fin de la guerra entre las posiciones.

Bundesarchiv, Bild 183-S10394 / CC-BY-SA 3.0, Wikipedia

Organizaciones asociadas

Helinä Rautavaaran etnografisen museon säätiö, Espoo, Finlandia

ACTION SYNERGY SA, Atenas, Grecia

Akademia Humanistyczno-Ekonomiczna w Lodzi, Lódz, Polen

UDRUJENIJE GRAGDANA DAH TEATAR – CENTAR ZA POZORISHNA ISTRAJIVANJA, Belgrado, Serbia

Weltgewandt e.V.

Foto superior: Natalia Y auf Unsplash

OBJETIVOS

1.MEJORAR LAS COMPETENCIAS DE LOS FORMADORES para:

a) hacer de los temas de memoria controvertidos y a menudo emotivos, «conmovedores», un tema de educación de adultos.

b) estimular un discurso pacífico y democrático sobre los acontecimientos históricos.

c) suscitar el interés por las cuestiones históricas de otras sociedades europeas eligiendo un ENFOQUE CENTRADO EN EL TEMA (-> transformación).

d) fomentar el pensamiento crítico y e) reforzar la diferenciación entre hechos y falsificaciones.

2.Reunir a educadores de adultos, científicos (historiadores, etnólogos, científicos sociales), directores de arte, pedagogos de museos para crear un CURRÍCULO DE AUTOFORMACIÓN (EDU-KIT) para el aprendizaje de la historia sensible a la democracia en Europa.

3. Practicar el DIÁLOGO y la MULTIPERSPECTIVIDAD mediante un planteamiento disuasorio. Los socios no pretenden crear contribuciones que sugieran representar la visión «correcta» y «objetiva» sobre el pasado y que simplemente serán asumidas por los grupos destinatarios (lectores). Lo que pretenden es estimular el propio pensamiento mediante el debate de las narraciones sobre los acontecimientos y la evolución histórica.

Esto incluye estimular la reflexión del método y la autorreflexión.

4.Sensibilizar sobre las TRANSFORMACIONES y los cambios profundos en el pasado de las sociedades como fuente de aprendizaje para afrontar las transformaciones de hoy en día y cómo configurarlas democráticamente.

5. Fomentar el DIÁLOGO EUROPEO mediante el intercambio de información sobre la evolución histórica de los países asociados, mejorando así el entendimiento mutuo y el aprendizaje intercultural.

6.Practicar el aprendizaje DEMOCRÁTICO mediante la promoción de enfoques didácticos que potencien los debates basados en argumentos y que hagan visibles las experiencias y competencias de los ciudadanos.

7. CONTRARRESTAR las perspectivas nacionalistas de la historia, cuestionar el concepto de nación como marco de interpretación favorito.

8. Promover el COMPROMISO CIVIL fomentando los debates participativos sobre temas históricos y proporcionando información sobre períodos de transformación en el pasado que puedan inspirar «impulsos creativos para una Europa cambiante».

El proyecto se dirige directamente a los educadores de adultos (profesores, formadores, orientadores). Los grupos objetivo indirectos son los estudiantes adultos mayores de 18 años de todos los niveles educativos, ingresos y orígenes.

El proyecto responde a la necesidad de mantener la paz y la democracia en Europa en tiempos de crisis y profundas transformaciones. En cuanto a las actitudes antieuropeas, el creciente nacionalismo, el populismo de derechas populismo de derechas y la disminución de la confianza en la política, resulta importante ampliar el horizonte, hacer visibles las dimensiones europeas de la historia «nacional», conocer la cultura de la memoria en otras sociedades y contrastar las declaraciones de la derecha con otras perspectivas «positivas».

Idioma